Vámonos a la fiesta

El dia viernes recibí la llamada de varios de mis amigos haciéndome una invitación para salir de fiesta; así que accedí y me aliste para salir con ellos, me apure a hacer mi quehacer ya que sino me apuro y esta limpia la casa mis padres no me dan permiso; así que comencé a barrer, trapear, lavar el baño, lavar un poco de ropa que había sucia y prepare el jabón con cloralex para lavar los trastes.
Ya iban a ser las cinco de la tarde y yo apenas estaba buscando que ropa ponerme a eso le agregamos que aun no me metia a bañar y debía maquillarme y como de costumbre ya se me había hecho tarde; pero se me ocurrió la brillante idea de invitar a otro de mis amigos que se llama Jorge y el cual tiene carro, pense que si lo invitaba me diria que si iba conmigo ya que a el le gusta mucho andar en las fiestas e ir a bailar, divertirse y así llegue a la conclusion de que el pasaria por mi y llegaríamos justo a la hora acordada; pero no resulto como tenia en mente ya que la respuesta que el me dio fue: “no puedo amiga”; y le pregunte ¿porque amigo? (trataba de convencerlo); pero me dijo no estoy en la unidad vine al mecánico y no sabia todo lo  que incluye una afinacion.
Le cambie el tema por un momento y después lo retome haciendo hincapie en que la fiesta se pondría de muy buen ambiente que me acompañara para que bailáramos mucho; habría bebidas, comida, chicas y chicos, batucada; en fin; trate de motivarlo pero fue inútil, me dijo no amiga porque ando lejos, le pregunte: ¿hasta donde andas?,lejos de la unidad, vine a Doctor Auto.
Definitivamente ya no había mucho que hacer, la respuesta fue de plano un NO, me resigne y entonces tuve que apurarme el doble pues el tiempo ya estaba contado y llegaría al lugar de la fiesta derrapando; y eso considerando que no hubiera trafico en la carretera y el chofer de la combi en la que fuera manejara rápido. De otra forma no existía la posibilidad de llegar al lugar de encuentro acordado.

Deja un comentario